Nuestra meta siempre ha sido devolverle el protagonismo a los adultos mayores. Hace varios años incluso puse un cuadrito en la pared de Arbol de Sueños que dice: Sé el Protagonista de tu vida!

Por medio de las miles de sorpresas que les damos y las actividades que hacemos, nuestros abuelitos efectivamente se vuelven a sentir protagonistas y dejan a un lado la etapa pasiva de espectadores que lamentablemente caracteriza a tantos adultos mayores. Principalmente eliminamos esa etapa de eterna espera a que suceda algo, espera a que los lleven a algún lado o a que alguien visite.

Pero, hace unos días, cuando conversaba con “Pepita” del cambio de transportista que habíamos coordinado entre su hija y yo – sin comunicarle/consultarle – me reclamó justamente eso! Le molestaba porque ella todavía tiene la capacidad de tomar sus decisiones y la voz para expresarlas! Y tenía razón!! Y por primera vez una de mis abuelitas me dijo a mi, lo que yo tanto les digo a ellas! “Yo aún puedo decidir, opinar o por lo menos estar informada. Yo todavía soy protagonista de mi propia vida!” Como se imaginarán… casi me muero!

Muchas veces los que somos más jóvenes tomamos decisiones (grandes o chicas) sobre la vida de los adultos mayores, sin escuchar sus opiniones. Por apuro, por ser más prácticos o porque pensamos que no les va a importar, nos olvidamos que nuestras decisiones en algunos casos tienen consecuencias que les afectan a ellos, y es importante participarles de las conversaciones y decisiones que los competen. Desde qué vamos a comer hoy, hasta donde vivir.

Aunque en ocasiones los adultos mayores ya no están en total capacidad de decidir, o en otras de recordar las decisiones tomadas, es recomendable que incluso en esos casos se los haga sentir importantes y que aún son escuchados.

Después de ocho años de trabajar con adultos mayores si algo sé es que todos los días se aprende algo. Y de los viejitos yo sigo aprendiendo mucho todos los días!

Para que los adultos mayores sientan que tienen calidad de vida y el espacio familiar que se merecen, valorados y respetados por su entorno es imprescindible darles herramientas para que ellos vuelvan a brillar por sí mismos y recuperen el protagonismo de su vida!

La vejez está llena de pérdidas… No solo se pierde el protagonismo: resulta que a todo el mundo le pasan cosas; todo el mundo puede decidir sobre sí mismo, salir, divertirse, hasta ayudar! Y el viejito? Sentado esperando… Es por eso que nosotros nos enfocamos tanto en devolverle el protagonismo a la vida de los adultos mayores y darles herramientas para que ellos vuelvan a brillar por sí mismos!

Estefania Orellana